Palabras clave

Comunidad transnacional

 
Envoyer l'article par mail
De la part de :  :
(entrez votre nom)

Destinataire  :
(entrez l'email du destinataire)


afficher une version imprimable de cet article  Imprimer l'article
générer une version PDF de cet article Article au format PDF

La noción de comunidad transnacional remite a “comunidades compuestas de individuos o de grupos establecidos en el seno de diferentes sociedades nacionales, que actúan a partir de intereses y de reflexiones comunes (territoriales, religiosas, lingüísticas), y que se apoyan sobre redes transnacionales para reforzar su solidaridad más allá de las fronteras nacionales” (R. Kastoriano, 2000: 353). Aparece posteriormente en la formación del Estado-nación. Este fenómeno se presenta como poscolonial y posnacional, porque resulta de la emigración a partir de Estados-naciones territorializados, ya sean centralizados como Turquía o federales como México. Cuestiona las relaciones entre territorio y Estado-nación, el concepto mismo de ciudadanía y el principio del juramento único que se exige a los miembros de una misma comunidad política. Nos encontramos en presencia de un “nuevo espacio de socialización”, basado en redes transnacionales que unen países de origen y países de residencia, favoreciendo la participación de los inmigrados en la vida de los dos espacios nacionales. La comunidad transnacional se estructura por medio de una acción política en los dos países. Hace circular las ideas, los comportamientos, las identidades y otros elementos del capital social. Construye una identidad que le es propia. “El transnacionalismo hace del país de origen un polo de identidad, del país de residencia una fuente de derechos y del nuevo espacio transnacional un espacio de acción política que asocia a estos dos países e incluso tal vez a otros” (R. Kastoriano, 2000, 358). La dimensión asociativa, organizacional en redes, es fundamental. Estamos en presencia de procesos gracias a los cuales los inmigrantes construyen y mantienen relaciones sociales múltiples entre su sociedad de origen y las de su instalación. Los transmigrantes mantienen estas relaciones múltiples sobre las fronteras, y su situación no puede ser plenamente definida, ni en el país de instalación, ni en el de origen, sino en el campo social formado entre ambos. En esta óptica, los ciudadanos de un Estado-nación viven dispersos en el interior de las fronteras de otros diversos Estados,/td>o formanital Frlvasc'j abp8diáspora. Los espacios de las comunidades transnacionales pueden compararse con los espacios de diásporas, centrados o no. Éstos se han constituido, en la segunda mitad del siglo XX, a partir de un campo migratorio construido en relación con un Estado-nación recien"">Ftal como Turquía, Colombia, Granada, México, Filipinas, Argelia... Su principal característica es estar muy ligado a ese Estado que busca utilizar su campo migratorio para volverse un Estado transnacional, es decir, para tener la más fuel o lo propio de una diáspora,/más oasc'os antigua, es querer conservar su organización propia, su autonomía, incluso si tiene relaciones privilegiadas con un Estado-nación. Esa es la diferencia esencial entre una diáspora y una comunidad transnacional. La primera tiene una existencia propia, fuela de todo Estado, se arraiga en una 326" ti fuel

Referencias bibliográficas:
- Basch L., Schiller N. G., Blanc C. S., 1994, Nations Unbound, transnational projects, postcolonial pred8- Bruneau M., 2004, Diasporas et espaces transnationaux, París, Economica, 249 p.
- Kastoryano R., 2000, “Immigration, communautés transnationales et citoyenneté”, Revue Internationale des Sciences Sociales, 165, pp. 353-359.

Michel Bruneau